Análisis del discurso campeón del mundo 2022

Como cada año, la convención de Toastmasters International, que esta vez se celebró en Nashville, nos ha traído al campeón del mundo de oratoria. El zimbabuense Cyril Junior Dim, afincado en Polonia, con su discurso “Ndini“.

Entre los Toastmasters más viejos del lugar tenemos una porra que hacemos cada año con los discursos que llegan a la final. No es sencillo estar ahí. Las y los concursantes se han tenido que batir el cobre en sus respectivos concursos de club, área, división, distrito y región hasta llegar a la semifinal para después cambiar el discurso el día de la final, porque tiene que ser uno nuevo y diferente.

La porra dice que nos tomamos un chupito (virtual, por supuesto) cada vez que un concursante menciona en su discurso alguno de estos temas: muerte, hospital, agradecimiento, lección vital, cáncer, toastmasters, broma interna, divorcio, despido y bullying. En los últimos años hemos añadido covid o confinamiento.

Los lugares comunes son frecuentes en gran cantidad de charlas y, cuando escuchas muchas, llegan a ser tediosos. Todos tenemos problemas. Todos tenemos enfermedades (propias o cercanas), todos hemos transitado por estos lugares y aprendido cosas para la vida… Contarlo con originalidad es lo difícil. Por eso este discurso es magistral porque nos habla de aceptación (¿quién no ha tenido alguna vez algún desencuentro consigo mismo?), lo que hace que la conexión con el público sea casi instantánea sin caer en lo de siempre… que es la originalidad de este discurso.

Aquí os dejo la charla y su transcripción comentada. Más abajo os resumo el viaje del héroe (en 4 pasos) que hace la charla y algún punto reseñable adicional.

Transcripción:

Contest Chair: Cyril Junior Dim, Ndini [Aplausos]

Ndini, Cyril Junior Dim [Aplausos]

–Thank you Contest Chair

–You’re welcome

[Pausa de 5 segundos antes de empezar]

I love [Pronunciado muy despacio] that the contest chair sounds more Zimbabwean than I do. [Risas, abre con un chiste.] 

In Zimbabwe we speak Shona. And in this beautiful language we have a very important word that I’d like to share with you today.

I shona we say “ndini”. N-D-I-N-I. Ndini.

Try it [Alza las manos para que el público hable, invitando a participar y el público contesta “Ndini”]

Beautiful.

It means “this is me”.

In my language we have one word for this very important phrase: “this is me”. Ndini. [Paráfrasis. Vuelve a repetir la frase anterior, de otra forma] 

This word is special for me now, but growing up I wasn’t always comfortable with who I was. [Primer guiño a la audiencia. A todos nos ha pasado en algún momento] 

You see even though I grew up in Zimbabwe, my middle name was a long, winding, complicated Nigerian name. [Empieza compartiendo información personal] 

Because my father, whom i never knew, was Nigerian. [Más información personal] 

Now yes, I may know a Nigerian prince or two [Risas, segundo chiste]

but back then I didn’t want a Nigerian name. I wanted a cool name:  like Martin Luther King Jr. or or Contest Chair [Risas, tercer chiste y algún aplauso]

The other kids would make fun of me. They said my name was useful as a password [Risas, cuarto chiste y algún aplauso]

they called my middle name memorably forgettable [Risas, quinto y último chiste de este bloque]

they said my middle name [Pausa] was a curse from black magic. [Pausa dramática] [Tras encadenar varios chistes seguidos, esta frase cae como una bomba, se puede cortar el silencio porque la audiencia quizá esperaba otro chiste…] 

I hated my name. Have you ever hated something about yourself? [¿Quién no? Aquí ya tiene a toda la audiencia pensando en lo que no les gusta de sí mismos] 

I would argue with mom. I would be so mad at her. “You gave me this name. You did this to me and now everybody makes fun of me because i’m different”. [Clásica conversación adolescente con los padres…] 

And my mom would look at me and say: “but son that name is who you are, it’s special.” “You know your middle name means that what god has done no man can change.” [Los diálogos consiguen que el discurso sea menos plano] 

And I said mom: “man has changed many things. Okay look at chihuahuas [Risas, sexto chiste] that used to be a wolf” [Risas, séptimo chiste] [Usa un lenguaje muy sencillo, como de conversación juvenil] “I’m pretty sure I can change my name.”

And I did. As soon as i turned 18 i had my middle name removed from all my documents. It became my best kept secret and I’ve not said that name once ever since.

Before I knew it,  it was 2018 and I’d landed in college not in Zimbabwe not even in Africa, but in the heart of Eastern Europe. It was clear who grew up in the snow and who grew up in the sand. [Risas, octavo chiste]

I had never been this different before. The fly in the milk. [Poderosa metáfora] 

It felt like I had taken one step forward and ten steps backwards, but then I met Nick, another fly in the milk but from Congo. [Repite la metáfora] 

He’s got the African boy swag, you know low deep voice, speaks very slowly. He’s like Mufasa but in slow motion. [Risas, noveno chiste] [Aquí cambia el tiempo verbal y comienza a usar el presente, aunque obviamente no está hablando del presente] 

We’re in the library one day and Nick drops his id, and like a good friend I pick it up and proceed to read it. Out loud. Including his full name:

Nicholas Rolli Sweeney Bitumi.

I say: “dude, let’s say your name three times and see what happens” [Risas, décimo chiste]

But I knew exactly how those words must have felt. But nick was ready. I have never met anybody with my name. It was a gift from my grandfather and I like it. And we laughed and we got kicked out of the library [Risas, undécimo chiste] [El chiste es dramático porque justo acaba de contar algo clave para el desenlace de la historia]

But in my heart, I was 18 again, seeing in Nick what I didn’t have for myself. [Pausa] Acceptance. [Pausa] [Es notable, a lo largo de todo el discurso el uso magistral de las pausas] 

And for the first time I started looking around and I realized we’re all different. Even Nick was different. But he wasn’t just different. He was special. [Uso de un tricolon, que consiste en repetir la misma estructura tres veces. Además, es una epífora, la repetición de la palabra different al final de cada frase, pero con significados diferentes para cada una de ellas: todos somos diferentes. Incluso Nick era diferente, pero no solo era diferente…] 

Because he accepted himself and for the first time in a long time I wanted to accept myself too. I looked myself in the mirror and said: “ndini”. This, this is me. [Enlaza con la introducción] 

I know that many of you out there at some point in your life have felt uncomfortable being who you are. Maybe it was your name. Maybe it was the family you came from. Maybe it was the school you went to. Maybe you were tall maybe you were short. Maybe you have wrinkles, freckles. Maybe you have scars. I know that some of you out there know what it is to be different. And even if you don’t feel it i’m sure you know somebody who does. [Además de la–siempre–bella anáfora (repetición intencionada de palabras al comienzo de una frase), encontramos asíndeton (la omisión de conjunciones) en wrinkles, freckles. Para mayor impacto, este párrafo prácticamente no tiene pausas. Aquí toda la audiencia está mirándose su ombligo, porque además, el “I know that many of you” del inicio ya interpela directamente] 

You are beautifully you. The only you. And no man can change that. [EL MENSAJE de la charla]

So let me invite you to make this very important word a part of your language: Ndini. This is me.

For my friends here in Nashville and the thousands watching from home say it with me: “this is me”, [Invita al público a decir this is me] “ndini” [Invita al público a decir ndini]. [Vuelve a interactuar con el público] 

Beautiful.

I haven’t had the courage to officially reclaim my name but here, today, I think we can make a step in the right direction. [#yoconfieso] 

I was born: Cyril Junior Uchechukwumere Dim. [Revelación final] 

And this is me. Ndini. [Repetición del título del discurso, una vez revelado el nombre] 

[Gran ovación final]

 

El viaje del héroe en 4 pasos.

Como tantas otras charlas, podemos analizarla desde los cuatro pasos del viaje del héroe.

Tenemos el Contexto: un zimbabuense tiene un nombre nigeriano que solo tiene él en su entorno y se va a vivir a Europa del este.

El Conflicto: se avergüenza de su nombre y, por tanto, se avergüenza de sí mismo.

Las Dificultades: tras toda la vida renegando de su nombre, sintiéndose mal, sufriendo bullying e incluso cambiándose el nombre, al ir a estudiar a Europa conoce a un congoleño con un nombre aún más complicado que el suyo que está encantado con su nombre y su identidad.

Y la Resolución: decir su nombre ante miles de personas le redime y se reencuentra con él mismo. Y gracias a ello, nos redimimos todos de nuestros pequeños (o grandes) rechazos.

 

Lenguaje no verbal.

En cuanto al lenguaje no verbal, la verdad es que, a mi modo de ver, no es reseñable o sí lo es, por lo comedido. No se mueve demasiado, lo que le da potencia a su charla (personalmente no creo que sea necesario pasearse en demasía por el escenario, ni hacer demasiados aspavientos). Lo poco que se mueve creo que obedece más a esa necesidad de Toastmasters por usar el espacio del escenario que a la necesidad específica de su charla. Sus manos, sus gestos, su cara acompañan el sentido de sus palabras y esto es más que suficiente en este caso. Especialmente remarcables son los gestos que hace con la cara para enfatizar algunos de los chistes (cuando habla del chihuahua) y algunos de los pasajes (cuando habla de la maldición). También, fíjate en cómo vuelve a posición neutral (con los brazos relajados a ambos lados del cuerpo).

 

Y a ti, ¿qué te ha parecido la charla? ¿Te ha gustado? O, mejor dicho, ¿qué es lo que más te ha gustado? Te leo…

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *