5 Secretos del campeón del mundo de oratoria

Hace poco asistí a uno de los mejores workshops a los que he ido:  ‘Secretos del campeón del mundo de oratoria‘ impartido por el reciente campeón del mundo de oratoria, Darren Tay.

Habitualmente soy muy crítica con los workshops a los que asisto. Suelen ser demasiado vagos y jamás parecen dirigirse a la audiencia ante la que están. Este, por contra, fue brillante. El orador, un abogado singapurés de 27 años, realmente nos sorprendió respondiendo exactamente al título de su charla. Cuando has asistido a cientos de workshops, ya sabes que el nombre y el contenido no necesariamente van de la mano; bien, pues en este caso sí. Ya sabemos que los títulos son para vender. Y una vez que el producto está vendido, no importa que la charla vaya acorde al título.

Pero como digo, en este caso y para mi sorpresa, la charla fue exactamente lo que estábamos esperando y el orador, efectivamente nos dio algunos trucos para hablar mejor en público. Como oradora y entrenadora de oradores, ya sé lo difícil que es sintonizar con una audiencia grande, así que valoro especialmente su esfuerzo y su charla.

Pero, al grano, ¿cuáles fueron esos consejos?

#1 Interacción

Empezó haciendo la ola.  Es un recurso común para romper con el orador anterior y empezar tu charla desde cero. Esta interacción con la audiencia te acerca a ella de forma automática y también consigue predisponerla a que te escuchen.

No fue la única interacción con el público durante su charla. A veces parecía que estaba hablando con nosotros.

#2 Primero, piensa bien

A continuación nos enseñó esta frase:

“La buena oratoria está basada en el buen pensamiento” (Scott Berkun)

Para cualquiera con conocimientos de los principios de la retórica esto es muy básico pero muy cierto a la vez. Sabemos que los cánones de la retórica son: invención, disposición, estilo, memoria y presentación. Así que sí, primero necesitas pensar qué quieres decir y cómo quieres organizarlo antes de hablar. Fue estupendo escuchar al campeón del mundo de oratoria decir que los discursos no salen de la nada. Y que el que le hizo ganar el campeonato fue reescrito más de 100 veces.

Por supuesto que no escribió 100 veces el discurso entero , pero sí cambió una palabra aquí o allá por otra más inspiradora o más precisa o una frase por otra con más chispa.

He competido un par de veces y sé que una simple palabra puede cambiar la fuerza de un párrafo entero, así que no me extraña nada que cambie sus charlas tantas veces.

#3 Usa el escenario sabiamente

Darren es un maestro sobre el escenario. Camina por el como una vedette, usándolo en toda su longitud y además de forma intencionada, que apoya lo que le interesa comunicar.

No camina a no ser que sea necesario para lo que está contando o para involucrar a la audiencia. Apunta que caminar sin intención puede distraer a la audiencia de tu objetivo principal que no es otro que que mantengan la atención sobre la charla en sí.

#4 Involucra a la audiencia

Darren habla constantemente con la audiencia como si estuviera hablándole a una única persona. ¿Por qué? Bien, pues porque las conversaciones enganchan. Tiene las respuestas a las preguntas que hace, pero el silencio después de la pregunta, como si estuviera esperando de verdad una respuesta, crea tensión y aporta dinamismo a la charla. Además, le permite respirar. Nos hizo levantar un par de veces las manos, para movernos, por si acaso nos estábamos durmiendo.

#5 Ensaya, ensaya y ensaya

Tuve una conversación el otro día con una compañera de oratoria que estaba preocupada porque dice que se ha estancado en su progreso para mejorar su oratoria. Le dije que lo que marca la diferencia es el ensayo y el proceso de memorización y me ofrecí para hacer de coach de su próximo proyecto. Ensayar es la clave.

Cuando has ensayado lo suficiente, terminas memorizando el escrito, de forma que te sale de forma natural cuando estás en escena. ¿Te imaginas a un actor que no puede hacer su papel porque no se sabe sus frases? ¿O un cantante que olvida la letra de una canción? Pues con las charlas es lo mismo, necesitas memorizarlas. Al menos el esquema. Pero una vez que has ensayado un mínimo de veces (sí, perdona pero una o dos veces no es un mínimo), terminarás recordando más que el esquema. Lo mejor que puedes hacer es intentar memorizarlas por completo, como si fueran una canción, como si fueran una obra de teatro. Darren lo sabe bien y ensaya a muerte.

Y esto es todo, amigos, sin misterios y con muchísimo trabajo detrás. Ahora, ¿aceptas el reto?